Color.

 En Novedades

El camino del color en el mundo de la imagen digital es
largo y lleno de obstáculos. Es como entrar en la jungla amazónica. Todo lo que
se observa, todas las posibilidades, son hermosas e impactantes; lo difícil es
adentrarse en esa naturaleza salvaje. Para ello, nos pueden servir los adelantos
tecnológicos, pero sobre todo, la adaptación al medio y la interpretación de las
señales –como hacen los indios que van descalzos por la jungla-. Esa capacidad desarrollada de generación en generación es la que nos va a ayudar al internarnos en la maraña de la selva, en este caso de la selva del color digital.

Muestras de los múltiples soportes donde producimos impresiones digitales.
Para entender estas complicaciones debemos poner el punto de
partida en la naturaleza humana. El color ha sido muy estudiado desde que
Newton descubrió que la luz blanca se descomponía en los colores del arco iris.
Tal ha sido el caso que en la actualidad hay consorcios internacionales
dedicados en exclusiva a entender y sistematizar la naturaleza del color. Sin
embargo, las personas no vemos los colores exactamente igual. Mi compañera de
viaje, Menchu, me dice: “Por qué no te pones la camisa verde”, y yo le contesto: “No
tengo ninguna camisa verde, quieres decir la gris”.
El color que vemos se forma en unas células de los ojos que
llamamos conos, pero es el cerebro quien interpreta los estímulos que dan forma
a cada matiz y cada color.
Este hecho es muy significativo cuando hacemos coincidir los colores con la visión humana y las distintas fuentes de luz. Todos sabemos que los colores los
vemos porque los distintos elementos de la naturaleza reflejan, y/o absorben,
distintas longitudes de onda que forman la luz blanca. Pero resulta que la luz
blanca no siempre es blanca, blanca. Tiene matices; anaranjados las bombillas de
casa, verdosos los fluorescentes, azulados un día de invierno por la mañana,
etc. El caso es que el ojo humano se adapta a eso matices, mejor dicho, el
cerebro, y si iluminamos una hoja de papel con cualquiera de esas iluminaciones
la seguiremos viendo blanca.
Bueno, ahora que ya conocemos la subjetividad del color, el siguiente planteamiento es cómo introducimos en nuestro universo del color una serie
de equipos y máquinas, que carecen de la capacidad intelectual del ser humano.
Podemos partir de una escena, un paisaje, y lo fotografiamos con
nuestra cámara digital –primera interpretación del color-, después vemos la
imagen en la pantalla del ordenador –segunda interpretación-, abrimos el
programa de procesado y manipulamos la imagen –tercer nivel de interpretación-,
hacemos una prueba de impresión con la impresora que tenemos en casa –llegamos
al cuarto nivel-, llevamos esa prueba al laboratorio y abrimos la imagen en
otro ordenador con otro monitor –y ya tenemos cinco interpretaciones del
color-, por último la persona encargada de imprimir la imagen hace los ajustes
necesarios en función del sistema de impresión elegido y llegamos a la
impresión de la copia final –sexta interpretación-.
Finalmente, vamos mi mujer y yo a ver la exposición, y cada
uno vemos los colores con matices diferentes.
Cajas de luz de gran formato.
En Clorofila Digital se lleva mucho tiempo atendiendo a esta
compleja realidad. Es más, al ofrecer a los clientes múltiples sistemas de
impresión con tintas totalmente diferentes, que son capaces de representar un ‘gamut’ de colores muy distinto, en una variedad muy alta de soportes con blancos
de todos los matices, este hecho de la complejidad del color se hace muy
patente.
Nuestra jungla profesional del color está llena de
obstáculos que conseguimos solventar gracias a que trabajamos en dos direcciones: Una es la tecnológico-científica con la aplicación sistemática de controles,
calibraciones y perfilados. La otra, es la adaptación al medio. El conocimiento
de la selva del color que han adquirido nuestros técnicos desde la era
pre-digital, es lo que permite interpretar cada imagen, interpretar la psicología del cliente, y decidir cuál es la forma más segura de cruzar el río Amazonas para llegar a conseguir trabajos perfectamente realizados como la
exposición de las obras de Ricardo Cisneros que ha sido producida en nuestros
laboratorios. 
Artículos recientes

Deja un comentario

Escribe lo que quieras buscar y pulsa intro