Qué es Fotografía, 2ª parte.

 En Novedades

 Propuesta de definición.
No hemos
mencionado todavía la situación actual en relación a la fotografía y los
sistemas digitales, o numéricos, como dirían los franceses. A este respecto
debemos decir que muchas personas defienden la idea de que la imagen digital no
es fotografía. Eso mismo diríamos nosotros, ya que “imagen” no es sinónimo de
fotografía. Pero nos atrevemos a afirmar que la fotografía hecha por medios
digitales sí es fotografía, ya que consideramos que ésta, la fotografía, es
independiente de la tecnología utilizada para realizarla. Nada tienen que ver
en términos tecnológicos, un daguerrotipo, una copia al carbón, un autocromo, o
un positivo RC de revelado químico, por mencionar solo algunos ejemplos.
Tintipo: Este tipo de fotografía se fundamenta en un negativo al colodión subexpuesto que se ve como positivo sobre un fondo negro, en este caso una hoja de lata lacada en negro. Circa 1860. 
 Llegados
a este punto, creemos que lo importante puede ser identificar qué elementos son
imprescindibles para que se cree lo que llamamos fotografía. 
En primer
lugar, necesitamos una escena, esto es, la existencia de elementos de la
realidad que son bañados por radiación cercana al espectro luminoso. En segundo
lugar, se suele hablar de la necesidad de elementos ópticos montados sobre una
cámara obscura. Esto nos proporciona un punto de vista y facilita la proyección
de la radiación lumínica reflejada por la escena dentro de la cámara.
Generalmente es así, pero no podemos olvidar las fotografías hechas con cámaras
estenopeicas -no tienen óptica, sino un pequeño agujero-, o que los fotogramas,
dibujos fotogénicos, etc., son fotografías hechas sin cámara. Por lo tanto, la
cámara y la óptica son importantes para crear fotografías, pero no excluyentes. 
Fotograma de Man Ray, 1930’s.
 Lo que sí
podemos afirmar es que la combinación de material sensible (a la radiación) más
el procesado son elementos imprescindibles. 
Todos
conocemos la existencia de muchos tipos de materiales sensibles, la mayoría de
ellos desarrollados en base a la sensibilidad a la luz de las sales de plata. Y
actualmente, también es sabido que la fotografía digital emplea los sensores
como elementos sensibles a la luz que, aunque con distintas evoluciones, se
fundamentan en la sensibilidad a la radiación de los CCD. 
En cuanto
al procesado, podemos decir que han existido muchos tipos según la época de la
que estemos hablando. Resulta muy fácil identificarlo cuando hablamos de fotografía
analógica, pero nos cuesta un poco más relacionarlo con la tecnología digital. Este hecho se produce por la asociación entre procesado y retoque
digital, aspectos que son totalmente diferentes.
Ejemplo de retoque en una fotografía de 1940.
El retoque es algo
que ha existido y existe, tanto en fotografía analógica como en fotografía
digital, pero está relacionado y dirigido a lo que llamamos foto-acabado y a la
corrección de imperfecciones. Mientras que el procesado, por el contrario, está
orientado a mostrar la imagen capturada sobre la superficie sensible sin la
intervención manual del autor y por medios más o menos automáticos,
principalmente químicos y actualmente electrónicos. 
El
procesado hace hincapié en el hecho de que la imagen atrapada en el material
sensible y que no podemos ver, se revela (se muestra) y se fija, cuando es
sometida a ciertos procesos, ya sean químicos o físicos. En el mundo
electrónico digital, el procesado toma otras características y se basa en el
conversor analógico-digital de la señal electrónica recogida por el sensor, y
en los parámetros de codificación posteriores. 
Para
poder mostrar la imagen recogida por el sensor y aplicar criterios fotográficos
como tono, contraste, valores cromáticos, etc., se han de introducir unos datos
concretos -dentro del código binario que forma la imagen fotográfica- para que
ésta pueda ser leída y así mostrar la imagen que contiene. Cuando se le dota a
estos códigos de esos elementos, lo que se está haciendo es modificar la señal
electrónica creada sobre el sensor y codificarla para que pueda ser
interpretada por cualquier máquina; esto es, procesarla.
En
resumen, para crear fotografías necesitamos, intencionalidad –como elemento
humano-, escena, radiación lumínica, superficie sensible y procesado. Éstos son
los elementos imprescindibles. A ellos les podemos añadir el elemento óptico
que nos aporta el concepto “punto de vista” y que ha proporcionado al medio una
capacidad comunicativa infinitamente más amplia.
En base a
todo esto, se nos ocurre proponer como definición:
FOTOGRAFÍA es un medio de comunicación visual que
permite registrar, mediante el procesado, la radiación lumínica que incide
sobre una superficie sensible creando una imagen fija.
Por
supuesto, esta es una definición muy abierta, ya que intenta englobar todas las
variables generadas en el transcurso de la historia.
Fotografía abstracta, transparencia medio formato, detalle de una botella, Pepo Alcalá 2004.
Artículos recomendados

Deja un comentario

Escribe lo que quieras buscar y pulsa intro